¿Contratar un Plan de Pensiones?

17 diciembre 2018
Las rentas más altas sacan el mayor partido a la fiscalidad de los planes de pensiones y necesitan ahorrar más para mantener su nivel de vida tras la jubilación. El listón se puede colocar en 36.610 euros anuales, el importe máximo de la pensión pública anual (2.615 euros al mes por catorce pagas). A partir de esta cifra, el peso de la prestación de la Seguridad Social se reduce paulatinamente.

A esta necesidad de las rentas más elevadas para acumular una mayor hucha para la jubilación se une el mayor beneficio fiscal que pueden lograr estos ahorradores, frente a los de rentas más bajas, en el momento de realizar la aportación a un plan.

Estas aportaciones reducen la base imponible del IRPF hasta la menor de dos cantidades: 8.000 euros o hasta el 30% de los rendimientos netos del trabajo y de actividades económicas.
El beneficio fiscal puede llegar al 45%, ya que se aplica el tipo marginal de cada contribuyente en su declaración de la renta.

Una persona con elevados ingresos y un marginal del 45% recibirá una ayuda de Hacienda de 3.600 euros si realiza la aportación máxima de 8.000 euros anuales. Será de 2.500 euros con un marginal del 24% y de 380 euros si aporta 2.000 euros con un marginal del 19%.

Pero hay que tener muy presente que en realidad la fiscalidad de las aportaciones a planes de pensiones difiere en el tiempo de su tributación, ya que si deben pagar impuestos como rendimiento del trabajo cuando se recibe la prestación tras la jubilación del partícipe o antes si se utiliza alguno de los supuestos especiales de liquidez. (Desempleo de larga duración, enfermedad grave, aportaciones con al menos 10 años de antigüedad a partir del 1 de enero de 2025)

En ese momento, cada contribuyente tributará en función de su marginal. Generalmente esta ratio es más reducida en el periodo de la jubilación que durante la vida laboral al reducirse los ingresos. De esta forma puede existir un beneficio fiscal, pero mucho más reducido que el logrado inicialmente en el momento de la aportación.

Por otro lado, los planes de ahorro en su modalidad SIALP, canalizan el ahorro a largo plazo y también disfrutan de ventajas fiscales. Tras cinco años desde la primera aportación los rendimientos generados quedan totalmente exentos de tributación. En otros productos se aplica el 19% al considerarse como rendimientos de capital mobiliario. Podrían resultar más adecuados para generar un ahorro eficiente en las rentas más bajas.




Vanessa Longueira
ING - NATIONALE NEDERLANDEN
vanessa.longueira@nnseguros.com
Síguenos en redes sociales
Portal de Empleo Online
Whatsapp Libre

Ya puedes enviar un whatsapp
sin necesidad de añadir el número de teléfono a tu agenda.



Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información AQUÍ