El ruido afecta a la salud y a la calidad de vida

10 noviembre 2017
En un ambiente ruidoso predomina un sonido no deseado. Este tipo de ambientes se asocia a zonas con mucho tráfico, a áreas industriales, a aeropuertos, obras, etc. Dichas fuentes de ruido se relacionan con la contaminación acústica medio ambiental.

Sin embargo, existen otros lugares cotidianos, como los locales de pública concurrencia, en los que si no se ha tenido en cuenta el diseño acústico de su interior, se genera un ambiente muy ruidoso y molesto. Esto ocurre en restaurantes, cafeterías, ludotecas, aulas, comedores escolares, oficinas, gimnasios, etc.
La Organización Mundial de Salud (OMS) establece como recomendación no estar expuestos a niveles sonoros superiores a 65 dB o incluso inferiores si la exposición va a ser prolongada. Sin embargo, en la mayoría de los recintos de pública concurrencia encontramos niveles de ruido muy por encima de este límite.

En ocasiones, nos preguntamos por qué estamos tan incómodos en el interior de un recinto, y la respuesta es que suele ser por el ruido. La sociedad en general se ha acostumbrado a soportar ambientes muy ruidosos, pero ¿somos conscientes de los efectos nocivos de este tipo de contaminación?

En estos últimos años, se han abierto muchas líneas de investigación acerca de las consecuencias del ruido sobre la población que han desvelado una larga lista de efectos negativos, tanto físicos como psicológicos; sociales y económicos. Entre estos efectos negativos cabe destacar: malestar, estrés, irritabilidad, afonías, pérdida progresiva de la audición, cansancio, dificultad para concentrarse, obstáculo para el aprendizaje y el desarrollo cognitivo infantil, etc.

En general, todos sufrimos las consecuencias del ruido pero los más pequeños de la casa son los más vulnerables a sus efectos, ya que su organismo y su estructura psicológica están en desarrollo. Además, si la persona es sensible al ruido, posee algún tipo de disfunción auditiva o en momentos concretos no posee una audición normal, las consecuencias de un ambiente ruidoso van a tener una mayor incidencia.

Las mejores herramientas que podemos utilizar para crear espacios acústicamente saludables son el acondicionamiento acústico de los recintos y la sensibilización de la sociedad sobre la problemática del ruido.




Miguel Bernabé Sanchís
Gerente de ACUSTICE
info@acustice.com
www.acustice.com
Síguenos en redes sociales
Portal de Empleo Online
Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información AQUÍ