¿Hacemos una auditoría voluntaria?

13 marzo 2017
Entramos en unas fechas dónde se empieza a realizar el proceso de cierre de las cuentas anuales del año 2016 y a los socios o dirección de la empresa se le puede plantear si hacer o no una auditoría voluntaria, teniendo en cuenta los aspectos que pasamos a comentar.

Información a los socios. En las empresas suelen haber socios minoritarios o una parte de los socios que no están en el día a día en la gestión de la empresa. Pues bien, una auditoría voluntaria puede ayudar a que estos socios minoritarios estén tranquilos con la gestión que se hace del patrimonio de la empresa. Es más, puede favorecer que participen en futuras ampliaciones de capital que se puedan plantear en la empresa.
En este punto recordar que los socios que posean más de un 5% del capital social pueden solicitar una auditoría obligatoria de cuentas al Registro Mercantil (plazo que finaliza el 31 de marzo de 2017), a cargo de la propia empresa, siempre que no exista un auditor nombrado para realizar dicho trabajo.

Financiación externa. En muchos casos las empresas necesiten de financiación externa para realizar su actividad. Normalmente dicha financiación la obtienen de las entidades financieras, entidades que suelen solicitar que las cuentas anuales estén auditadas. Por tanto, suele ser conveniente presentar las cuentas anuales auditadas para solicitar una nueva línea de crédito-préstamo y/o negociar mejores condiciones en la financiación que ya tiene la empresa.

Pero ya no sólo con las entidades financieras. Muchos de los proveedores de la empresa trabajan con entidades de caución para asegurar sus ventas. De todos es conocido que las entidades de caución dan más credibilidad a unas cuentas anuales auditadas, pudiendo aumentar el crédito otorgado para que la empresa se financie con sus proveedores.

Mejora de los procesos internos. Una de las verificaciones realizadas por el auditor es el correcto funcionamiento de los sistemas de control interno de la empresa, poniendo en conocimiento de la dirección aquellos fallos que puede tener el sistema empleado y realizando recomendaciones para mejorar la gestión en aspectos clave del negocio.

Vemos por tanto que una auditoría voluntaria puede considerarse como positiva, ya que puede ayudar a una mayor tranquilidad de los socios que no estén en la gestión diaria, a obtener una mejor financiación externa y a mejorar los sistemas de control interno de las empresas.



Juan José Alegre
Socio-Auditor de Ingaras, S.L.
jjalegre@ingaras.es
www.ingaras.es
Síguenos en redes sociales
Portal de Empleo Online
Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información AQUÍ